sábado, 23 de febrero de 2013

2ª SEMANA DE CUARESMA



SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA



6. ONCE PETICIONES DESOÍDAS

Yo le había pedido a Dios poder para ser amado...  y me he encontrado con el amor para no necesitar ser poderoso.

Yo le había pedido a Dios la salud para hacer grandes cosas...  y me he encontrado con la enfermedad para hacerme grande.

Yo le había pedido la riqueza para ser feliz...
y me he encontrado con la felicidad para poder vivir la pobreza.

Yo le había pedido a Dios leyes para dominar a los otros...  y me he encontrado con la libertad para liberarlos.

Yo le había pedido a Dios admiradores para estar rodeado de gente...  y me he encontrado amigos para no estar solo.

Yo le había pedido a Dios ideas para convencer...  y me he encontrado espacio para convivir.

Yo le había pedido dinero para comprar cosas...
y me he encontrado personas para compartir mi dinero.

Yo le había pedido milagros para creer...
y él me ha dado fe para hacer milagros.

Yo le había pedido una religión para ganarme el cielo...  y él sólo me ha dado su Hijo para acompañarme por la tierra.

Yo le había pedido todo para gozar en la vida...
y él me ha dado la vida para que goce de todo.

Yo le había pedido ser un dios...
y él sólo pudo hacerme un hombre.










7.- Pastor de silbos amorosos
Pastor, que con tus silbos amorosos
me despertaste del profundo sueño;
Tú, que hiciste cayado de ese leño
en que tiendes los brazos poderosos.

Vuelve los ojos a mi fe piadosos,
pues te confieso por mi amor y dueño,
y la palabra de seguirte empeño
tus dulces silbos y tus pies hermosos.

Oye, Pastor, que por amores mueres,
no te espante el rigor de mis pecados,
pues tan amigo de rendidos eres,
espera, pues, y escucha mis cuidados.

Pero, ¿cómo te digo que me esperes,
si estás, para esperar, los pies clavados?.

Amén.

8.- Oración de Perdón
Somos hombres, Señor, perdónanos:
por no saber decirte nada,
por ser avaros de nuestro tiempo
y no tenerlo para encontrarnos contigo.
Somos hombres, Señor, perdónanos:
por esconder la claridad del Evangelio,
por nuestras cobardías
y nuestros compromisos con el pecado.
Perdónanos, Señor, por nuestras faltas de amor,
nuestros arrebatos, nuestros prejuicios,
nuestra indiferencia, y todo lo que mata el amor.
Perdónanos, Señor,
por no saber perdonar,
por no saber reconciliarnos
con nosotros mismos,
y, menos aún, con los otros.
¿Cuándo será que sabremos amar como Tú amas?
¿Cuándo será que sabremos amar al otro
por él y por Ti?
Perdona la fealdad de nuestra mirada.
Somos hombres, Señor, perdónanos









9.- Debilidad
Dios, Padre nuestro, quiero volver a Ti
y tomar en serio la ternura de tu corazón. Pero me canso y caigo,
intento hacer de Ti un Dios a mi medida,
que no me mire muy de cerca. Señor, hazme reconocer a tu Hijo
creer en Él, porque me amó hasta el extremo
de dar su vida por mi.



10.- ORACIÓN
Nuestros desiertos
Cuando amamos, nos gusta estar juntos,
y cuando estamos juntos, nos gusta hablar.
Cuando amamos resulta molesto tener siempre mucha gente alrededor.
Cuando amamos, nos gusta escuchar al otro, solo,
sin otras voces que nos estorben.
Por eso los que aman a Dios han amado siempre el desierto;
Y por eso, a los que le aman, Dios no puede negárselo.
Y estoy seguro, Dios mío, de que me amas
y de que en esta vida tan saturada,
atrapado por todos los lados por la familia,
los amigos y todos los demás,
no puede faltarme ese desierto en el que se te encuentra.
Nunca vamos al desierto sin atravesar muchas cosas,
sin estar fatigados por un largo camino,
sin apartar la mirada de su horizonte de siempre.
Los desiertos se ganan, no se regalan.
Los desiertos de nuestra vida
no se los arrancamos al secreto de nuestras horas humanas
más que violentando nuestras costumbres, nuestras perezas.
No se trata de aprender a perder el tiempo.
Hay que aprender a estar solo
cada vez que la vida nos reserva una pausa.
Y la vida está llena de pausas que podemos descubrir o malgastar.
Pues así estamos hechos,
y no podemos preferirte sin un pequeño combate:
Haz, Señor, que entre en el desierto
pese a todas mis debilidades.
Acompáñame y permanece siempre conmigo.
Amén


NUEVOS HORARIOS

Nuevos horarios a partir del 1 de octubre de 2017 Pincha  Aquí y  Aqui